Arabic French Portuguese  
  English Greek Italian
Pepe Oropesa visita los territorios ocupados del Sahara Occidental
Miércoles, 12 de Diciembre de 2012 21:23
AddThis Social Bookmark Button

 

Continuando mi colaboración con AFAPREDESA (Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis) iniciada el pasado febrero trabajando en la desaparición forzada cometida sobre la población saharaui en las últimas cuatro décadas, primero por España y especialmente por Marruecos desde la invasión del territorio en 1975, me desplazo hasta las ciudades de Smara y El Aaiún en el Sáhara Occidental para conocer de primera mano los testimonios de antiguos desaparecidos y familiares que actualmente cuentan con algún miembro en su familia víctima de dicha práctica, y poder conocer por fin la realidad del pueblo saharaui en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.
En los ocho días que he pasado trabajando sobre ello, he podido compartir mi experiencia con los miembros de ASVDH (Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones Graves de Derechos Humanos cometidas por Marruecos) permitiéndome ésta estar presente junto a sus miembros en los encuentros que ha mantenido la semana pasada con representantes del ayuntamiento de Florencia (Italia) y el grupo de medios de comunicación norteamericanos conformados por ocho periodistas que visitaron El Aaiún para conocer más a fondo la situación actual de la población saharaui en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.
La visita, dividida entre Smara y El Aaiún, me ha servido para constatar de primera mano muchos de los problemas que los saharauis vienen sufriendo a diario, y muchos de los que históricamente han denunciado públicamente sin tener el efecto deseado en la comunidad internacional.
En primer lugar, en Smara, pude conocer, además de los testimonios de antiguos desaparecidos y familiares de desaparecidos en la actualidad, la falta de libertad de expresión que los jóvenes sufren por parte de las autoridades marroquíes a la hora de expresar tanto sus posiciones políticas como su identidad saharaui, así como los efectos que ha provocado la visita de Christopher Ross a algunos de los activistas saharauis en dicha ciudad. (Galería de imágenes)
En el Aaiún, junto con todo lo relacionado con la desaparición forzada, he podido comprobar el gran trabajo que ASDVH realiza día a día por mantener encendida la llama saharaui y defender los Derechos Humanos en los territorios ocupados por el Reino de Marruecos. Brahim Dahan, Brahim Sabbar, Ghalia Djimi, y en especial Hassanna Duihi, que me ha abierto las puertas de su casa para permitirme aprender cada día más del pueblo saharaui, me han enseñado que la causa saharaui tiene un futuro brillante por delante pese a las presiones de todo tipo que Marruecos lleva a cabo para intentar frenar el peso de la verdad y la historia a favor del pueblo saharaui.
Tras estos días de vivencia directa y momentos compartidos, no me queda más que volver a mostrar mi firme apoyo a esta justa causa y denunciar el acoso policial que sufrí en los últimos tres días de trabajo cuando un policía de paisano seguía todos mis pasos y el de mi acompañante para intentar incomodar y coartar nuestras movimientos y programa establecido.
Podrán hacernos sentir el miedo en nuestros cuerpos, podrán jugar con nosotros y nuestras dudas para intentar callar la voz libre de los saharauis, pero lo que no podemos permitir es que un joven de 27 años te pida con lágrimas en los ojos que borres las fotos que os acabáis de hacer con una bandera de la República Árabe Saharaui Democrática por miedo a que la policía las vea y vengan a por él igual que hicieron con su padre; no podrán impedir que cuente la muerte en vida de un padre relatada por un hijo cuando sacaron a su otro hijo de la casa , mientras toda la familia presenciaba la imagen, a la frase de su hijo es detenido porque “por ser gordito y guapo a la policía le va a gustar violarlo”; no nos pueden impedir que relatemos la falta de miedo de un hombre que ha estado encarcelado por motivos políticos pero que se siente vulnerable cuando te cuenta que su familia estaba sola cuando la policía entró en su casa para destrozarla y amenazarlos; no podemos callarnos que un joven tiemble al relatar la paliza que la policía le dio en la calle; no pueden impedir que seamos el eco de todas esas mujeres y hombres que sufrieron en primera persona la desaparición forzada y que aún hoy día lo siguen estando en las cárceles secretas marroquíes tras más de 37 años de represión; no podemos permitir que los saharauis sigan sin poder decir al mundo todo aquello que sienten y piensan en libertad en las calles de su propia tierra.
Nuestro silencio será la mayor victoria que pueda conseguir Marruecos. Gracias al pueblo saharaui de los territorios ocupados por acogerme y darme fuerzas para que siga intentando ser eco de su justa voz y no convertirme en un cómplice más de las pretensiones del Reino de Marruecos.
Libertad a los presos políticos saharauis, honor a los desaparecidos saharauis, fin a la violación de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental, y referéndum de autodeterminación ya.

Pepe Oropesa Rodríguez,
Sevilla, diciembre de 2012.