Arabic French Portuguese  
  English Greek Italian
Continuan las detenciones extrajudiciales, Marruecos continua violando los derechos humanos PDF Imprimir E-mail
Jueves, 09 de Diciembre de 2010 16:44
AddThis Social Bookmark Button

Marruecos está aumentando el bloqueo a la población saharaui de El Aaiún, ayer hacíamos pública la noticia de dos nuevos Congresos, en Sudáfrica y en Argel, a los que están asistiendo respetados activistas saharauis para participar en ellos y contribuir con su presencia a la denuncia por el genocidio que está cometiendo Marruecos contra su pueblo.
La dictadura Alauí una vez más no lo está permitiendo, impide por razones extrajudiciales que estos activistas saharauis puedan salir por vía aérea, a los respectivos países de encuentro.
En Sudáfrica, se celebra el XVII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, cuyo lema será «Por un mundo en paz, solidaridad y transformaciones sociales, derrotemos el imperialismo» y en Argel,una Conferencia en conmemoración del 62 aniversario del Día Mundial de los Derechos Humanos.  

Ayer, las fuerzas de represión marroquíes detuvieron por la tarde, en el aeropuerto de El Aaiún,  Hayat Rguibi y Nguia El haoiss, cuando intentaban coger el avión que las iba a transportar a Argel.
También el pasado 7 de diciembre se detuvo a un otro saharaui en la Terminal de autobús, de la empresa CTM, Hamdi Sidi Yahdih Abaihi, en la Calle Meka de El Aaiún.
Hoy, alrededor de las 17:30 de la tarde hora local, este mismo Gobierno, antidemocrático y represor, ha detenido injustificablemente a tres activistas saharauis que intentaban coger un avión, desde El Aaiún, para asistir al encuentro de Sudáfrica. Sus nombres son: Ndour L’houssine(En la foto izquierda) y su compañero Larabas Labras (En la foto derecha) y compañera Om el Fadli Elmusaui.

 
Estos tres detenidos se encuentran en el cuartel de la gendarmería de El Aaiún, y las causas de la detencion siguen siendo injustificables, almenos uno de ellos es un ex-preso político, asi, suponemos que las causas de la detención son políticas.
Este es un gran ejemplo que una vez más demuestra como Marruecos está intentando silenciar el grito desesperado del pueblo saharaui, bloqueando la entrada quienes intentan entrar y deteniendo a quienes tratan de salir. Está impidiendo que su voz de auxilio se escuche fuera de sus impenetrables e ilegales fronteras y, con ello, seguir cometiendo, impunemente, la brutal violencia que le caracteriza.
Lo que Marruecos no ha asumido todavía, después de 35 años de ejemplo, es que el pueblo saharaui resistirá hasta quedarse sin aliento y defenderá su libertad por encima de las cárceles y de las torturas.