Arabic French Portuguese  
  English Greek Italian
Enviado especial visita los territorios ocupados para identificar casos de tortura
Viernes, 21 de Septiembre de 2012 08:05
AddThis Social Bookmark Button

 

Las calles de El Aaiún no han cambiado mucho desde la visita del jurista Argentino Juan Méndez, visita desarrollada en el reino alauita y en el territorio no autónomo al sur del mismo, Sahara Occidental, en calidad de Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. El señor Méndez conoce bien los entresijos y el trabajo en una organización de defensa de los Derechos Humanos ya que tiene 15 años de experiencia en HRW (Human Rights Watch) y es conocedor de los recursos necesarios para evaluar la situación que sufre una población a la cual se está torturando y sometiendo a un trato degradante y vejatorio en las cárceles y centros de detención, estamos hablando de la población saharaui. El señor Méndez conoce bien este trabajo, ya que fue víctima de tortura durante la dictadura militar argentina (NDA: 1976-1983) por haber sido abogado defensor de presos políticos.


Desgraciadamente, su visita  ha durado tan solo una semana, de la cual únicamente dos días y dos noches las ha pasado en la capital del Sahara Occidental ocupado, ha conocido la cárcel Negra de El Aaiún y ha podido presenciar los mecanismos de represión que se practican en las calles de la capital desde su llegada hasta su salida del territorio en rumbo a otros centros penitenciarios en Rabat y otras ciudades Marroquíes, ya que, como decía antes, las manifestaciones por el derecho a la autodeterminación y por la libertad de expresión y asociación se continúan sucediendo como de costumbre en el territorio ocupado. En los barrios de Maatala y Raha, así como en la calle Smara, las cosas no han cambiado mucho.


Ayer, 20 de Septiembre, visitaría a los presos de Gdeim Izik, presos que ya llevan esperando más de 2 años la celebración de un juicio que tiene su próxima fecha el día 24 de Octubre de 2012. La principal razón por la que el señor Méndez visita estos centros es que, tanto diversas organizaciones y organismos [1], como países [2], durante la Revisión Periódica Universal de Derechos Humanos celebrada el pasado mes de Mayo de 2012, llegaron a las conclusiones y a las consecuente recomendaciones de que, además de la falta de libertad de prensa, expresión y asociación, existía un "agujero negro" en el respeto a los Derechos Humanos de la población saharaui, especialmente, en las cárceles; por ello, es necesario valorar cuál es la situación actual de forma oficial.

 

En cualquier caso, existen numerosos antecedentes que evidencian la cruel situación que vive el pueblo saharaui a la espera de su legítimo derecho a poder participar en un referéndum de autodeterminación: el violento desmantelamiento y ocultamiento de información durante el campamento protesta de Gdeim izik, las numerosas huelgas de hambre de Aminetu Haidar y otros mucho presos políticos que han recurrido a esta forma de protesta no violenta, el asesinato sin investigación de Said Dambar, el campo de minas más extenso del mundo que divide a las familias saharauis, el exilio de más de 200.000 personas en el desierto argelino, alrededor de 4500 saharauis víctimas de desapariciones forzosas de las cuales 500 siguen desaparecidas, el asesinato de El Garhi joven de 14 años que participaba en la protesta de Gdeim izik y la ocultación constante y censura de todos los medios, personas y entidades que traten de esclarecer la realidad que vive el pueblo saharaui; entre otros muchos.

 

Además de la historia del conflicto que muchos conocemos, Juan Méndez, en su viaje, se entrevistó con las Asociaciones que carecen de reconocimiento legal por parte del Estado ocupante [3], y conoció a varios activistas, en su gran mayoría ex-presos políticos, los cuales le han contado su propio testimonio, las calamidades y torturas que han sufrido, las violaciones, palizas, detenciones y represiones a las que han sido sometidos; además de que le han facilitado datos de las la situación y maltrato recibido por la población saharaui en general durante años. Una gran cantidad de datos, hechos y experiencias que el Relator especial sobre la tortura se lleva de vuelta a Occidente, datos sobre una abrumadora cantidad injusticias que sufre este pueblo, pero lo que es aún más desesperante, es que las medidas que se han tomado desde la Organización de Naciones Unidas es solo una, la de enviar durante unos días a un investigador para valorar algo que lleva sucediendo años. Para muchos saharauis es ya muy tarde, para otros es una visita más en la rutina a la que han acostumbrado sus vidas, pero para algunos es también un rayo de esperanza, algo de luz al final del túnel, ya que como todos los saharauis le han comentado a él, y todos los que hemos tenido el privilegio de conocer la ciudad de El Aaiún y sus luchadores/as, lo que ellos quieren es poder ejercer su Derecho y para eso es obvio y necesario el establecimiento de un sistema de monitorización de Derechos Humanos.                                                           

 

El 6 de octubre de 2010, Juan Méndez fue nombrado por las Naciones Unidas Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas cueles, inhumanos o degradantes, con un mandato de tres años, a partir del 1 de noviembre de 2010. El pasado 26 de Junio de 2012 daba una entrevista a swissinfo.ch en la que dijo lo siguiente:


swissinfo.ch: ¿Qué aspira conseguir dentro de los términos de su mandato?


J.E.M.: "Queremos para estos países que se cumpla la norma universal. Todas las detenciones tienen que ser registradas. Todos los centros de detención tienen que ser conocidos y estar sujetos a inspecciones periódicas. Son medidas de puro sentido común."

Exactamente, eso queremos, que se mantenga el sentido común por encima de la impunidad. Que los Derechos Humanos sean respetados y monitorizados de forma constante por organismos oficiales y relevantes para los gobiernos y la ley internacional. Que se respeten los Derechos Humanos en las cárceles, en los centros de detención, en las calles, en los hogares, en los juicios, en las escuelas y sobre todo, para Thawra, que se respeten los Derechos de la población Saharaui y se lleve a cabo la autodeterminación que les corresponde.


 

[1] Amnistía Internacional, la Universidad de Boston, el centro Roger F. Kennedy y CODESA, etc.

[2] Suecia, Irlanda, Estados Unidos, Costa Rica o Dinamarca.

[3] CODESA, ASDVH y CODAPSO

Foto: CODAPSO