Arabic French Portuguese  
  English Greek Italian
Las sardinas de Mercadona ya no son saharauis
Lunes, 24 de Septiembre de 2012 08:54
AddThis Social Bookmark Button

MÁSPUBLICO. TRINIDAD DEIROS

 

MADRID // Han sido más de tres años de cartas, de llamadas y de informes repletos de argumentos jurídicos, pero también de protestas pancarta en mano ante las puertas de Mercadona. Una campaña cuyo objetivo era exigir a esta cadena de supermercados que respetara la legalidad internacional y dejara de vender conservas de sardinas originarias del Sáhara Occidental, que además se etiquetaban como procedentes de Marruecos.

Este esfuerzo, detrás del que ha estado el Observatorio para los Recursos Naturales del Sáhara Occidental (WSRW, en sus siglas en inglés), ha dado ahora fruto demostrando que las campañas de visibilización pública destinadas al consumidor final pueden forzar la mano incluso de una gran compañía como es Mercadona.

Hace unos días, Jealsa Rianxeira, la empresa que provee en exclusividad las sardinas que luego se venden bajo la marca blanca de la cadena, Hacendado, envió una carta a Javier García Lachica, presidente de WSRW en España. En ella le anunciaba que “a instancias de Mercadona” Jealsa había dejado en mayo de envasar sardinas en su fábrica de El Aaiún, la capital administrativa de la que fue colonia (y provincia) española hasta 1975.

 

En la carta se justifica la decisión sobre la base de “criterios de mejora de eficencia y ahorros logísticos”, pero García Lachica cree que la auténtica razón de este “cambio de rumbo” ha sido la preocupación de Mercadona por su imagen corporativa, ya muy deteriorada, y las consiguientes presiones a Jealsa Rianxeira.

 

 

30 millones de latas

WSRW, con el apoyo de otras organizaciones como Sahara Thawra, consiguió en enero que Greenpeace incluyera al supermercado en su lista de compañías candidatas para la campaña “Public Eye Award”, con la que esta ONG internacional elige a las 40 empresas que han tenido un comportamiento menos ético durante el año anterior.

Mercadona entró en esa lista ominosa precisamente por vender cada año 30 millones de latas de sardinas procedentes del Sáhara Occidental, Territorio No Autónomo de Naciones Unidas, y por lo tanto aún pendiente de ejercer el derecho a la libre autodeterminación.

Tanto WSRW como las otras organizaciones lograron que se pusiera a Mercadona y a Jealsa en el punto de mira con “argumentos jurídicos”, recalca el presidente del Observatorio. Esos argumentos tienen como base la doctrina de la ONU, que establece que la explotación de los recursos naturales de una colonia (un Territorio No Autónomo) sólo es legal si los beneficios revierten en la población autóctona y además se cuenta con el visto bueno del pueblo en cuestión.

Ninguna de estas condiciones se cumplía. Javier García Lachica explica que el propio Frente Polisario, único representante del pueblo saharaui reconocido por la ONU, “envió una carta al presidente de Jealsa Rianxeira” en la que le recordaba de nuevo que la explotación de los recursos naturales del Sáhara Occidental es “ilegal” y una forma de “consolidar la ocupación marroquí”, que  dura ya casi 37 años.

Ir a la noticia