Arabic French Portuguese  
  English Greek Italian
Dignidad
Martes, 05 de Octubre de 2010 14:50
AddThis Social Bookmark Button

Tras la llegada de los activistas saharauis de la conferencia en Argel, el 27, 29 y 30 de septiembre, la delegación del Aaiun organizó un viaje por sus territorios, en la actualidad ocupados por Marruecos y olvidados por la potencia que sigue constando en las resoluciones de la ONU como potencia administrativa, España, para informar a la población de los asuntos que se habían tratado en dicha conferencia. La delegación estaba formada por 9 coches, divididos en tres grupos, cada grupo iba acompañado por un observador civil. Las ciudades a visitar fueron Bojador, donde se celebro el primer recibimiento. La casa donde se celebro se encontraba asediada por cerca de 100 policías para 45 activistas saharauis, que lo único que portaban como armas eran sus banderas. Al finalizar la noche un saharauis hastiado de la represión policía y la discriminación social por el solo hecho de ser saharaui, decidió subir en su coche y vitorear viva el frente Polisario, la respuesta de la policía no se hizo esperar, una lluvia de cristales baño el asfalto, pero ni si quiera las piedras lograron hacerlo callar. A veces sucede, el miedo y el odio nos conducen por terrenos peligros, caminos que si nos descuidamos un poco nos pueden lanzar contra un muro blanco y hacernos explotar en el instante. Cabe destacar, que aquel hombre, no pertenecía al grupo de los activistas, pero estos, al ver el trato que recibía de la policía salieron a la calle, y solo las palabras de unos cuantos, consiguieron que retornaran a casa.

A aproximadamente a las 10.30 el primer grupo de la delegación sale para Dajla, a lo largo del camino, asistimos a un te en desierto, a charlas con pastores de camellos, a la oración de las 5 de la tarde, y ahora, cuando lo recuerdo, me parece estar viendo la sagre del toro bañando la tierra seca en la que cae tras una batalla desigual contre el hombre vestido de luces y colores.

Entorno a las 18 horas, llegamos a la casa donde tendría lugar el recibimiento de delegación. Tras haber pasado un minucioso control de la policía a la entrada de la antigua Ciudad Cisneros, la actual Dajla, el primer grupo que formaba parte de la delegación hizo su aparición en la casa que esperaba para recibirlos. El la llegada de los activistas fue acompañado de leche, dátiles y niños cantando viva polisario, cercados por la policías, la armada nacional y colonos, estos últimos se podrían considerar agentes secretos del gobierno marroquí, en teoría personas que nada tienen que ver con el conflicto del Sahara pero en la prácticas seres pagados para amedrentar a la población saharaui, y si creen que me estoy inventado algo, entren y obsérvenlo con sus propios ojos.

Mientras los saharauis llagados en los 3 primeros coches entraban en la casa para refrescarse del viaje, miembros de la familia y amigos esperan fuera siendo agredido un abuelo de 85 años y un joven.

¿Es posible que alguien sea capaz de golpear a un hombre al que deberían, según sus leyes islámicas respetar?

los ojos del aquel anciano ensangrentados, su brazo magullado por las garras de la bestia más feroz que jamás ha existido, el hombre único animal que mata a los de su misma especie y todo ello por su tierra, por su libertad. A veces, me pregunto que es el ser humano ¿y de los hombres que ante tantas vejaciones, siguen estando enteros?, tras 35 años de ocupación por parte del régimen marroquí y el abandono de España, continúan por el camino de la no violencia. Que valor, que valiente hay que ser para no salir disparado contra el energúmeno que es capaz de pegar a un abuelo de cuento, un hombre flaco, un ser débil y poderoso al mismo tiempo; en sus ojos y en su rostro, uno es capaz de ver una historia viva, un sueño que espera mientras el tiempo corre en su contra como un despertador en la mañana.

Esto no es un juego, son vidas humanas que cada día, cada minuto, cada segundo se ven amenazadas.

Porque, nosotros, habitantes en suelo español no hacemos algo por nuestros hermanos, porque, nuestro gobierno se niega a devolverles la tierra que por derecho les corresponde. Porque las Naciones Unidas que se pasean de un lado a otro no interviene ante tanta violación contra los derechos humanos.

Un sueño, nuestra dignidad.

A.D.A.