Arabic French Portuguese  
  English Greek Italian
Pensamientos de Observadores
Verdugo PDF Imprimir E-mail
AddThis Social Bookmark Button

 

No me puede apenar tu pecho vacío. No siento compasión por ti, se me ha acabado llorando por tus víctimas.

Una vez fuiste un niño, solo, maltratado, con ácido en el cartílago que se convertía en hueso.

Ya no sé como abrir la celda en la que te he metido. Estás condenado. No habrá lágrimas de cariño regando las plantas que se alimentarán de tu carne. No habrá réquiem, ni duelo desinteresado.

Tu existencia es una botella rota, sin contenido, sin nada que ofrecer. Lo único que obtienes de otras personas es la sangre que les robas cuando andan cerca de tí.

P. A.

 

 
Aprender de los saharauis PDF Imprimir E-mail
AddThis Social Bookmark Button

Puedes sonreír con la boca partida.

Puedes cantar con dos pulgares en tu tráquea.

Pueden brillarte los ojos en la oscuridad del calabozo.

Puedes sostener la vida con la columna rota.

 

P. A.

 

 
Los que no se rinden PDF Imprimir E-mail
AddThis Social Bookmark Button

 

Luchadores de ojos profundos.

Erosionados por el dolor.

Endurecidos por el viento arenoso.

En ellos se pueden hallar los reflejos de toda la miseria humana.

La pupila es una cuchillada por la que nunca deja de entrar luz.

Cuando sonríen la sangre palpita, lo guardo dentro.

Parecen tener espacio para todo el vacío.

Te miran y deshacen tu cuerpo y en tu mente queda una herida que nunca se infecta.

 

En ellos encuentro sentido y valor.

 

P. A.

 

 
Hay algo que nunca me podrán quitar
AddThis Social Bookmark Button

 

 

 

Pueden invadir mi tierra
encarcelarme
torturarme
perseguirme
obligarme a salir
dejar mi tierra
dejar mi familia
dejar mi amigos
olvidar mis sueños
dejar mi vida
y empezar de nuevo
una nueva vida
lejos de mi tierra

pueden hacer todo eso
lo han logrado
me han quitado todo
todo lo que sigifica una vida
me lo han quitado
no tengo patria
no tengo pasaporte
no tengo casa.

Leer más...
 
El pueblo Saharaui
AddThis Social Bookmark Button

 

El agresor vuelve a enseñarnos sus dientes,
vuelve a apestarnos con su aliento sin escrúpulos
y a salpicarnos con su saliva asesina.

El agresor quiere sentir su poder,
aquel que le ha sido arrebatado con la pureza de los actos,
con la firmeza de las haimas,
y con la valentía de los pasos del pueblo saharaui.

Marruecos escupe amenazas al mundo,
alardea su fuerza bruta sin ningún pudor
y exhibe su violencia con el mayor de los orgullos.

Leer más...
 
«InicioPrev1234567PróximoFin»

Página 4 de 7